El PVC por su composición es un material auto- extinguible y difícilmente inflamable, que se consume lentamente y con dificultad, son necesarias temperaturas entre 330 a 400 ° C para provocar la ignición, y que esta sea continua ya que si no, se extingue, lo cual hace que sea un material no trasmisor de fuego.

Como datos comparativos: la temperatura de auto inflamación (ignición espontánea) necesaria para el pvc es de 450 ° C, para la madera es de 280 ° C. El índice necesario para la concentración de oxigeno para mantener el fuego en el pvc es del 50% mientras que para la madera es del 21%.

En cuanto a la formación de calo que puedan aportar ambos materiales dentro de un mismo, la madera desarrolla una cantidad de calor aproximadamente tres veces superior a la de PVC. Como referencia en España según la norma UNE 53.315 es un material AUTOEXTINGIBLE. No puede contribuir a un incendio ni a su desarrollo.

Los ensayos de incendio que ha desarrollado Kömmerling prueban que los nuestro materiales de PVC utilizado para la fabricación de ventanas, persianas, etc., tienen pirro resistencia natural durante toda su vida útil y no provocan, alimentan ni favorecen la declaración de un incendio accidental.

Al contrario que las ventanas de otro material (madera, aluminio, etc.), los perfiles de pvc no mantienen la combustión, y de hecho son auto extinguibles. Esta cualidad impide la propagación de fuego. Por estos motivos los sistemas Kömmerling ofrecen una resistencia al fuego considerable.

La pirorrtardancia del compuesto especial de los perfiles está homologada por la norma DIN 4102, como también cumple la resistencia al fuego clasificado como Clase 1, la máxima de la normativa británica BS 476, que principalmente apunta a la nulo desarrollo de gases toxico ,como a la propagación a la llama.

Por lo tanto las ventanas Kömmerling son un componente importante dentro de la edificación como protector contra fuego.