Las construcciones situadas cerca de la costa, sufren constantemente los problemas de corrosión marina. Para las ventanas de PVC con perfiles Kömmerling esto no es ningún problema, debido a que el PVC es un material inerte, no le afecta la salinidad del mar, no se pudre, ni le afecta la humedad, por lo que es altamente recomendable para ambientes salinos o agresivos.

Estas ventanas aseguran un perfecto aislamiento durante años, dejando fuera los agentes climáticos más desfavorables. Impiden la condensación de agua y son capaces de soportar no solo la corrosión, sino también el salitre y los ataques de mohos y bacterias que pueden acabar con ventanas de otros materiales.

Otra característica destacable es que es anti bactericida y admite desinfectantes por lo que se recomienda para el uso y montaje en hospitales, residencias geriátricas y centros infantiles.